La sociedad y su pudor sin sentido



Me tocó hacer un proyecto fotográfico al cual llamo #Sersexyesunderecho por la simple razón de demostrar y dar un mensaje claro, que cada mujer es libre de mostrarse como quiera, que un desnudo deje de ser un tabú, porque no hay razón de que lo sea. Si te imaginas cuando dicen "mujer" a una chica con tacones, una blusa y un pantalón ajustado, vas mal, una mujer no se caracteriza por su forma de vestir, sino por su cuerpo, sus curvas, su sensualidad y cada una puede ser sexy cuando le plazca porque está mostrando lo que representa, sé que hay límites, obviamente, pero mientras exista una sociedad hipócrita que aplauda como foca las fotos de tipas con "3 pedacitos de tela" (y que "outfits") saliendo a una fiesta, pero que armen un escándalo por una foto en lencería o desnuda de una mujer que lo quiso hacer por arte, ya que quería sentirse sexy, yo voy a seguir insistiendo en mi campaña, mientras más les moleste, más fotos sexys o eróticas haré. Esto va directo a esos hombres posesivos, a esa gente religiosa-extremista, a los pseudo-conservadores, a los hipócritas que aman a Diosa Canales pero se ponen a la defensiva con mis fotos, a todos esos... Dejen de tocar los cojones, ustedes no nacieron con ropa - Paolo Saavedra (Fotógrafo venezolano - @paolonikonista2 en Instagram).

¿Por qué comienzo éste artículo/escrito/post con una cita del talentoso Paolo Saavedra dando su punto de vista con respecto a los desnudos? Porque, precisamente, de eso se trata.

Desde los 10 u 11 años he sido una completa amante de la fotografía, pero por estar más pequeña y pensar que era "malo", nunca tuve interés en las fotografías de personas desnudas (nudes) y/o de personas con poca ropa encima, pero desde hace un tiempo me han llamado muchísimo la atención, me parece algo sumamente artístico, que muestra lo que realmente somos, lo que escondemos debajo de la ropa, la naturalidad del ser humano. Me encantaría que una persona (preferiblemente una mujer a la que se le noten mucho las costillas) en algún momento quisiera posar así para mí y que me permita capturar sus poses. Como aún no he tenido la oportunidad de tomarle fotos así a alguien, lo intenté conmigo misma, pero sin ser vulgar, porque realmente, aunque me gusten ese tipo de fotos, no me atrevo a mostrar más de lo que creo que debo y, hasta ahora, solo he mostrado mi espalda, mis hombros y mis piernas. Esas fotos habían estado en mi cámara aproximadamente por un mes y hace dos días les hice todo el trabajo de edición, las pasé a mi teléfono y hoy coloqué una en mi perfil de BlackBerry Messenger; el hecho de que una persona me criticara de una manera que, a mi parecer, es poco tolerable y aceptable, al preguntarme si no me daba pena mostrarme así en una foto en la que únicamente se veía mi espalda y mitad de mi rostro y decirme que "me dé mi puesto", me inspiró, de alguna manera u otra, para escribir ésto, citar varios textos y, sin responderle a ella personalmente, enviar parte de éste mensaje a todos mis contactos de BBM.

La sociedad a la que nos enfrentamos a diario es muy mierda y quizás hasta la misma mierda se sienta ofendida al ser usada para calificar a una sociedad tan absurda como la nuestra, que piensa que por tomarte fotos en donde muestres tu cuerpo, eres una zorra o te prostituyes en formato digital; por tener una religión distinta o incluso no tener ninguna, irás al infierno; por hablar y expresarte distinto, estás loco; por tener una preferencia o inclinación sexual distinta, eres anormal; por creer en tus sueños y querer ser fotógrafo, diseñador, cantante, actor, deportista, en lugar de ser abogado, ingeniero, médico, etc., serás un fracasado; por ser menor debes callarte, eres calificado como alguien que "no sabe lo que dice", no eres tomado en serio y debes hacer lo que todo el mundo hace y, personalmente, creo que por el simple hecho de tener 15 años (actualmente 17) no significa que no sepa lo que digo, que no pueda expresar lo que pienso y que tenga que ser lo que todos quieren que sea. Es triste que hayamos llegado al punto en el que hasta por la forma en cómo te vistes eres juzgado y es sumamente difícil ser quien eres cuando todos quieren que seas su versión de ti. La discriminación que existe es algo sumamente increíble y creo que ya hemos tenido bastante por mucho tiempo, es hora de aprender a tolerarnos, dejar de reprimir y ocultar lo que, en realidad, somos por complacer a otros.
La gente puede dudar y no confiar e incluso despreciarnos por lo que hacemos, pero los más apasionados, los que realmente quieren algo con todo su ser, saben que no necesitan de la aprobación de nadie para ser los más arrechos del mundo - Claudia De Lima (@misswhitie en Instagram).

Sonará cliché, pero si aprendemos a tolerarnos y a respetar los puntos de vista, las opiniones y las decisiones de los demás, construiremos un mejor futuro para el que venga.

Escrito por Fabiana Arenare @fabarenare (cuenta principal) y @fabianarenare (cuenta personal) en Instagram - www.fabarenare.xyz

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.